Los 10 errores más graves que cometen las tiendas online

Lanzar una tienda en línea cada vez es más sencillo. Gracias a todas las plataformas que nos ofrece
la web, internet prácticamente es el centro comercial más grande del mundo. Es por este motivo
que los negocios físicos se han adentrado en el mundo e-commerce, para crecer cada dio más
aprovechando los beneficios del internet y aumentando su alcance en el mercado.
El auge que ha alcanzado el e-commerce ha sido enorme, superando las expectativas que podían
tenerse sobre el tema, y compitiendo cada vez más de cerca con las tiendas y comercios físicos.
Aunado a esto, gracias a las posibilidades que este nuevo universo ofrece, cada vez son más las
personas que deciden comprar sin tener que salir de su casa, así como quienes sin tener tienda
física, se atreven a iniciar de cero un negocio online.
Sin embargo, aunque el número de tiendas online sigue en ascenso, son muchas las que cometen
errores que les están restando la posibilidad de hacer crecer su negocio. Es por este motivo que, a
continuación te invitamos a analizar los 10 errores más graves que comenten las tiendas online.
1. No calcular tu CAC (coste de adquisición de cliente)
Al iniciar una lanzamiento de un negocio online, incluso durante la etapa de planificación, los
costos son el principal factor a evaluar. Al final del día, se trata de una inversión, por lo que la
estimación de presupuestos (costos de envío, comercialización, campañas publicitarias, etc.),
deben tener un estricto seguimiento.
Lanzarse a un proyecto de gran demanda sin tomarse el tiempo de hacer los cálculos, es un error
garrafal, del que hasta expertos han sido víctimas. Bajo esta premisa, bien sea que esté iniciando
de cero o quiera expandir los horizontes de su negocio físico, las matemáticas no pueden
apresurarse.
Es increíble de creer, pero bastante frecuente encontrarse con un producto, o una tienda en línea,
con volúmenes de pedidos fantásticamente altos o un valor de orden promedio estelar, pero que
realmente no está obteniendo ganancias. De allí radica la importancia del cuidado financiero, en
todo momento, del e-commerce.
2. No elegir bien tu estrategia de precios y promociones
Toda campaña de cualquier proyecto e-commrece, debe contar con una estrategia de precios,
ofertas y promociones. Esto es indispensable para lograr posicionamiento, popularidad y éxito en
su compañía. En este sentido, es necesario un estudio de la competencia, mucho antes de lanzar la
tienda virtual al mercado. La estrategia de mercadeo debe ser amplia, e incluir distintos tipos de
ofertas y publicidad atractiva para su comercialización.
Estudia muy bien a tu competencia y con especial cuidado a tu mercado, para establecer el rango
de precios, valor real, demanda y posibles promociones de tu estrategia. Determina además, un
calendario para lanzar las ofertas, ya que tampoco puedes dedicarte a disminuir constantemente

el valor de tu producto. Oferta inteligentemente, siguiendo los trucos de descuentos
convencionales, o aquellos que te hayan funcionado efectivamente en el pasado.
3. No tener un mix de inversiones en canales
Asegúrate de diseñar una estrategia que abarque todos los canales online posibles. El marketing
de contenidos va de la mano con el e-commerce. Bajo esta premisa, establece una estrategia de
marketing específica para cada red social o canal, de gran calidad, en base a las necesidades,
intereses y deseos de tus usuarios. Esto te permitirá crear un volumen orgánico de búsquedas,
para que puedas publicar anuncios de gran valor, que inspire a tus clientes a comprar
nuevamente.
Canales como Facebook, Google, Instagram… son algunos de los grandes que hoy en día facilitan
en gran medida la publicidad de tu e-commerce, y por ende, el ascenso de tu marca. Existen
múltiples herramientas asociadas a estas redes sociales, que te permitirán poner en marcha una
estrategia de marketing exitosa.
4. Posicionamiento SEO
Google es uno de tus mejores aliados cuando se trata de conseguir llegar al público y ganar nuevos
clientes. El posicionamiento SEO en este sentido, es esencial para lograr que una web destaque en
las búsquedas de Google, subiendo de posición entre los resultados de búsqueda, y
consecuentemente aumentando su visibilidad. Ante esto, y basándonos en el hecho de que la
competencia en internet es gigantesca, cada lugar que logres labrarte en el posicionamiento en los
resultados de Google, es crucial para alcanzar vistas.
De allí radica la importancia de establecer una buena estrategia SEO para tu tienda online,
iniciándola en etapas tempranas, apostando por los profesionales más especializados, que sepan
situar tu e-commerce en el lugar que realmente se merece.
5. No adaptarte al mercado
Con el constante avance y extensión de Internet, los negocios descubrieron en el e-commerce una
fácil manera de ofertar sus productos y servicios online, simplificando el proceso de compra al
consumidor y ahorrando en recursos convencionales. Sin embargo, el proceso de compra – venta,
resulta un poco menos “humano” de esta manera.
En base a esto, el estudio del mercado es crucial. A diferencia del marketing “presencial”, donde el
vendedor puede ver al comprador y persuadirlo basándose en su aspecto, lenguaje corporal e
interacción, en el e-commerce esta tarea se dificulta porque el cliente está de frente a una
pantalla, no al vendedor. En este sentido, los negocios se tienen que apoyar en distintas
herramientas (que afortunadamente) nos ofrece internet, para realizar una adecuada exploración
del mercado en cual nos queremos introducir.

6. No examinar a tu buyer persona
Tu buyer persona o arquetipo de cliente, es un perfil semi ficticio de tu cliente ideal, el usuario que
tu tienda necesita. Sin un modelo de audiencia, te será muy difícil determinar toda la estrategia
para venderle un producto a un usuario que desconoces por completo. Obtenemos lo que
atraemos, por lo que la determinación de tu buyer persona es uno de los primeros pasos al
establecer un plan de negocio (fuera y dentro del internet), indispensable para el éxito de tu
marca. Si no trabajas en base al arquetipo de tu cliente ideal, te encontrarás con los siguientes
obstáculos:
 Empezarás de atrás hacia adelante
Toda casa se construye desde los cimientos hasta el techo, y un e-commerce no difiere en lo
absoluto de esta analogía. En ocasiones, por la necesidad de querer avanzar rápido y ver
resultados inmediatos, no dedicamos el tiempo suficiente a reflexionar sobre “a quien” le
queremos vender nuestro producto o servicio. Esto puede resultar contraproducente para tu
negocio, una vez arrancado el proyecto, ya que te podrás perder en el tipo de audiencia que estás
atrayendo, en comparación con la que realmente crees que sería ideal.
 No conocerás a quien te diriges
De nada vale trabajar y poner todo tu esfuerzo en un proyecto en el cual tu receptor no tiene cara.
Si no te importa quien recibe la información, tampoco te importará solventar sus necesidades con
tu producto o servicio, y esto se percibe. Conocer bien a tu audiencia te permitirá adecuar el
mensaje, tono y contenido, optimizando el discurso de ser necesario.
 Invertirás más tiempo
Al no tener bien claro quién es tu Buyer Persona corres el riesgo de invertir gran cantidad de
tiempo en conocer sus características, interacciones, qué redes sociales usa, qué tipo de compras
realiza o cómo le gusta consumir contenido digital, mientras llevas a cabo la campaña, recopilación
de información que debiste llevar a cabo previamente.
Si no trabajas bien tu Buyer Persona, si no entiendes sus necesidades, no sabrás qué acciones
tomar para solucionarlas con tu producto o servicio, por lo que no le serás de utilidad a tu
audiencia.
7. No medir adecuadamente
Toda acción lleva a una reacción, y queda de tu parte medir los resultados de tu proyecto, para
saber si son los esperados. Google Analytics, es un servicio gratuito disponible online, ideal para
medir la actividad de nuestro e-commerce. Por lo tanto, no existe excusa valida, para no medir
adecuadamente, las ventas e interacciones de nuestra tienda virtual.
Google Analytics permite saber cuánta gente visitó la tienda, qué productos fueron los más
visitados, cuánto tiempo permaneció cada usuario en el sitio, entre otros interesantes datos. Sin

embargo, para saber a detalle la cantidad de ventas realizadas, es necesario configurarlo
adecuadamente en base a las características de la tienda.
Una vez arrojados los resultados que Google Analytics, queda de tu parte analizar las métricas
(también existen varias herramientas online que podrían orientarte en esto). Las visitas no son
sinónimo de ventas, por lo que debes analizar ambos elementos por separado y trabajar en base a
ellos individualmente. Si por ejemplo, has generado una buena cantidad de visitas este mes, pero
pocas ventas, puedes intentar optimizar las descripciones de los productos, mejorar las fotografías
o crear promociones y descuentos.
8. No segmentar
La segmentación del mercado también es crucial para poder subdividir a los consumidores con
características similares, y poder trabajar de manera más individualizada. Cada uno de los
segmentos contiene usuarios con similitudes entre sí, las cuales podrán utilizarse como datos
útiles para la definición de una estrategia de marketing específica. El enfoque –o enfoques-
derivados de esta estrategia, permitirán que el proyecto sea más orientado al cliente y mucho más
consistente con su realidad. Es por ello que no segmentar en una campaña de e-commerce, es
otro de los errores más importantes a evitar.
9. No cumplir la usabilidad
La usabilidad hace referencia a la calidad de la página web, en cuanto a su facilidad de uso,
rapidez, presentación de menús, descarga, etc. Bajo esta premisa, la usabilidad en la web busca
satisfacer al usuario cuando realice sus consultas, en la manera más cómoda, sencilla y agradable,
de manera tal, que la experiencia sea completamente satisfactoria, facilitando de este modo la
realización de las acciones necesarias para culminar con éxito el proceso de compra, suscripción,
descarga, o sea cual sea la visita a la tienda.
Una usabilidad de una web que se considere efectiva, debe contar –como mínimo- con los
siguientes elementos: navegación simple y funcional, símbolos conocidos, procesos de checkout
simples, menús y categorías intuitivas, tiempo de carga y descargar rápida, entrada de datos claros
y transparentes, sistema de búsqueda interno veloz y eficiente.

10. No dar buena atención al cliente
Los compradores online suelen ser más exigentes que los presenciales. Es por esta razón que,
brindarle una buena experiencia de compra es esencial para asegurar que regrese y –de ser
posible- recomiende la tienda. La atención no solo se trata de las buenas –o no tan buenas-
respuestas que reciban los usuarios por parte de la web, sino que además integra el orden de la
tienda, que los datos e información sean fidedignos y actualizados, para evitar malas pasadas
como que el suscriptor le dé clic a un producto que “esté en stock”, y que a la hora de cancelar no
queden disponibles.

Son este tipo de situaciones, las que ocasionan que una web pierda rápidamente credibilidad y
popularidad frente a sus usuarios. No todo se basa en cuidar las campañas de publicidad y
asegurar el número de visitas y compras, recuerda que el objetivo principal de un comercio
electrónico es vender, crecer como marca, captar clientes y fidelizar a los clientes existentes, y
para ello hay que cuidar cada pequeño detalle.
Es esencial que tu e-commerce esté ordenada y que además se ajuste adecuadamente –o al
menos, en la medida que sea posible-, a las necesidades y deseos de los usuarios, ya que esta es la
única manera de que encuentren lo que buscan en el menor tiempo posible, de forma cómoda y
sencilla, consiguiendo ofrecerle una buena experiencia y aumentar las posibilidades de que
vuelvan a optar por comprar en tu tienda en próximas oportunidades. Además, un cliente
satisfecho es más propenso a darle publicidad gratis a tu negocio, que cualquier otra herramienta
convencional.

¿Nos cuentas tu proyecto?

Fields marked with an * are required

(opcional)

(opcional)

 
Sin comentarios
 

Deja tu comentario